¿Por qué son difíciles las fiestas para muchas personas LGBTQ+?

12.06.2023

Ya hemos hablado anteriormente de cómo hacer que las fiestas sean significativas para tus familiares LGBTQ+, pero ¿sabes por qué esta época del año puede ser tan difícil para las personas LGBTQ+ de todas las edades? Hoy vamos a repasar esas razones y te daremos algunos consejos para que tu hogar sea un hogar acogedor.

Uno de los mensajes más frecuentes y poderosos que recibimos durante las fiestas decembrinas es el de la importancia de la familia y la unión. Nos bombardean con este mensaje durante toda la temporada, en letras de canciones, publicidad, programas de televisión, películas, etc. Si tu familia es complicada (¡y la de quién no lo es!) puede que sientas que te quedas corto durante las fiestas. Este sentimiento puede ser aún más intenso para las personas LGBTQ+ que son rechazadas o no aceptadas completamente por sus familias. 

Las fiestas son una época solitaria para algunas personas. Para las personas jóvenes que han sido expulsadas de su hogar por su identidad de género o su orientación sexual, podrían pasar las Navidades en un sofá, en la calle o en un albergue. Incluso aquellos que no dependen económicamente de sus familias y viven por su cuenta, sienten el rechazo de forma aún más aguda durante las fiestas, ya que otros a su alrededor hacen planes para volver a casa y compartir la mesa con sus familias. 

Las personas que son bienvenidas en una reunión familiar, podrían aún no sentirse cómodas asistiendo. Puede que su familia no acoja bien a su pareja, o que sean transgénero y su familia no utilice su nombre y pronombre correctos, etc. Todas esas posibilidades, combinadas con el mayor estrés de las fiestas, pueden hacer que cualquier reunión parezca desalentadora. 

Cómo ser una persona aliada de la comunidad LGBTQ+ durante las festividades

En primer lugar, asegúrate de que tu casa sea un lugar acogedor para tu propio familiar LGBTQ+. Inicia una conversación sobre cómo se sienten ante las próximas fiestas. ¿Con emoción? ¿Con ansiedad? Si siente temor, intenta averiguar por qué y ver si hay algo que puedas hacer para solucionar el problema. Por ejemplo, si la tía Betty siempre hace comentarios despectivos sobre las personas LGBTQ+, habla con ella de antemano. Estas conversaciones pueden ser MUY incómodas, pero recuerda que la salud mental y la seguridad de tu familiar están en juego. Vale más un niño, niña o niñe feliz en la cena de Navidad que un momento incómodo con la tía Betty. (Si necesitas algunos consejos sobre cómo hacerlo, consulta nuestro blog Por qué es importante defender a la gente LGBTQ+)

Otra forma de ser una persona aliada es invitar a las amistades de tu hijo, hija, hije a pasar un tiempo en tu casa durante las festividades. Una invitación a la cena Navideña a las personas jóvenes LGBTQ+ alejadas de su propia familia es más poderosa de lo que imaginas. 

Recuerda, si todo esto es nuevo para tí, también es importante que te tomes las cosas con calma y paciencia. Puede que cometas errores y haya momentos incómodos, pero lo importante es que lo intentes. Asegúrate que tu familiar sepa que le amas y le aceptas, y el resto se irá acomodando solo. 

¡Felices fiestas de parte de todas las personas que formamos Strong Family Alliance!