Historias de salir del clóset a través de los ojos de los padres

04.25.2024

En nuestro sitio web encontrarás un tesoro de testimonios personales de padres y madres de jóvenes LGBTQ+ que están haciendo todo lo posible para navegar por territorios desconocidos. Volvemos a estos relatos una y otra vez porque son inspiradores y ayudan a otros padres y madres a reducir los sentimientos de soledad. Hoy, hemos compilado estos relatos de primera mano de padres de personas que salieron del clóset.

Las historias son medicina. Tienen tanto poder que no requieren que hagamos, seamos o actuemos; sólo tenemos que escucharlas. - Clarissa Pinkola Estés 

Describe brevemente la primera vez que tu hijo o hija salió del clóset y tus primeras reacciones.

«Su padre y yo acabábamos de recogerlo en el aeropuerto, él estaba en el asiento trasero y simplemente dijo que tenía algo que decirnos. Fue más fácil no mirarnos el uno al otro mientras hablaba. Fue dolorosamente difícil para todos nosotros, él nunca quiere decepcionarnos y nosotros nunca queremos que él salga lastimado. Aunque intuitivamente lo sabía, al confirmarlo él, se volvió muy real y aterrador.»

Estaba molesta, triste… Por supuesto que lloré, probablemente le pregunté si estaba seguro de ser gay y también si intentaría esforzarse más por ser heterosexual. Ridículo, sólo una madre haría una pregunta así. Afortunadamente, teníamos una buena base sólida de amor en la que apoyarnos y que nos respaldara”.

– Madre de un hijo gay

«Mi hija de 20 años me dijo por mensaje de texto que había querido decirme algo durante un tiempo. Se siente atraída por chicas y chicos. Dice que se siente así desde hace más de un año. Quedé en shock, por decir lo menos. Le dije que la amaba y que nada cambiaría eso. Pero por dentro estaba destrozada. Inmediatamente tuve un ataque de pánico y no pude dormir en toda la noche. Han pasado unos 4 días desde que me enteré. Todavía estoy luchando.»

– Madre de una hija bisexual

«Mi hijo le reveló su identidad de género a su tía y su tío un fin de semana mientras estábamos en la cabaña… Mi hijo tenía tanto miedo de que ya no lo AMARA más. Mis primeras palabras fueron ‘¡nada podría detenerme de AMARTE!’ Luego lo abracé fuerte y lloramos juntos.»

– Padre de un hijo trans

«Íbamos llevando a Nathan a su primer año en la universidad. A unas dos horas de casa, anunció a su padre y a mí que era gay. Yo dije: ‘Te quiero. ¡Por favor, no dejes que nadie te diga que si amaras más a Jesús, desaparecerá el ser gay!’ ¡Sólo quería que supiera que lo amaba… tal como es!»

– Madre de un hijo gay

«Mi hija (nacida mujer) era una talentosa soprano de ópera, una exitosa investigadora en biología con su doctorado, y se había casado en una buena familia. Cuatro años después de establecerse, dejó el matrimonio, dejó de cantar, cambió de religión, cambió de carrera y comenzó lentamente a introducir la idea de que nunca había sido una mujer auténtica. Ella creía que la única forma en que realmente podía ser ella misma era hacer la transición.

Han pasado varios años ahora. Ha tenido una cirugía de reasignación de género superior, ha cambiado su licencia de conducir, pasaporte, está en una nueva relación en un país diferente y está tomando testosterona. Rezo para que pueda hacer la transición con éxito sin ningún problema médico, ya que tiene una seria intolerancia a la lactosa que lo ha llevado al hospital en dos ocasiones y requiere llevar siempre consigo una inyección de epinefrina.

Rezo mucho por él todos los días. Quiero que sea todo lo que es capaz de ser, tiene éxito en su nueva carrera y ha encontrado una comunidad de amistades. Todo esto es genial. Amo mucho a mi hijo, y eso me hace sentir que he fracasado como madre.”

– Madre de un hijo trans

“Poco después del cumpleaños #14 de mi hijo, él salió del clóset ante mi esposa y mi hijo mientras yo estaba fuera por negocios. Cuando regresé, mi esposa me pidió que lo acostara, lo cual ya era una circunstancia «extraña» porque ése era su momento para estar juntos. Entré en su habitación y en cuestión de minutos él simplemente dijo con valentía y claramente: «Papá, sólo quería que supieras que soy gay».

No dijo «podría ser» – lo dijo con tanta autoridad que sólo meses después llegué a entender cuánto orgullo debería tener en él por saber QUIEN era. Inicialmente, lo hice sobre mí: pensamientos sobre cosas que «perdería» – o pensamientos sobre cosas que pensé que ÉL perdería. Y nuevamente, no sería hasta meses después que me daría cuenta de que éstas nunca fueron cosas que debería haber planeado para él: era su vida para vivir, pero de alguna manera, en ese momento, no estaba viviendo la vida que yo había imaginado.

Me aseguré de que supiera que lo amaba y que esto no cambiaría eso en absoluto. Pero en lo más profundo de mí, luchaba con «cómo» ser un buen padre con esta información. Y sí, me llevó un tiempo.”

– Padre de un hijo gay

“Nuestra hija nos reveló su orientación sexual mientras terminaba sus años universitarios. Me sorprendió sólo porque no se me había ocurrido que pudiera ser lesbiana. Para cuando nos lo dijo, ya había llegado a un punto en mi propio viaje personal en el que aceptaba a las personas LGBTQ+.

Como cristiano y como pastor metodista, apoyaba la plena inclusión de las personas LGBTQ+ en la iglesia y en la sociedad. Aún más, estaba dispuesto a aceptar a mi hija cuando salió del clóset. Ella ha dicho que esperó a decírnoslo hasta que estuviera lista para valerse por sí misma en caso de que no la aceptáramos.

Así que ella temía nuestra reacción, aunque no creo que alguna vez le hayamos dado motivos para pensar que no la amábamos. Le aseguramos que la amamos y que la aceptamos y amamos incondicionalmente como nuestra hija y como hija de Dios.”

– Padre de una hija lesbiana

Si estas historias emocionales y auténticas de padres y madres te han ayudado de alguna manera en tu viaje, por favor considera compartir tu historia en nuestro sitio web. Las historias son anónimas y puedes escribir tanto o tan poco como desees. Ayúdanos a ayudar a más padres y madres como tú.

Fuentes:

Foto cortesía de Mike Scheid en Unsplash